Spanish Translation US: Blog de traducciones » Blog Archive » Intraducibles

Intraducibles

En el año 2004 encargaron a una empresa de traducciones una encuesta a lingüistas de todo el mundo para encontrar cuáles eran las palabras más difíciles de traducir de todos los idiomas. La ganadora fue ilunga (en un idioma hablado en el sudeste de la República Democrática de Congo: tshiluba o luba-kasai), y que significa “persona capaz de perdonar un abuso u ofensa por primera vez, tolerarlo una segunda vez, pero nunca una tercera.” Otra de ese “top ten” fue radioukacz (en polaco), que se utiliza para referirse a la “persona que trabajó en funciones de telegrafista para los movimientos de resistencia en el lado soviético de la cortina de hierro”. Según el Libro Guinness de los Récords, la palabra más difícil de traducir sería: mamihlapinatapai, en idioma yagán, cuyo significado sería algo así como: “una mirada entre dos personas, cada una de las cuales espera que la otra comience una acción que ambos desean pero que ninguno se anima a iniciar”.

En algunas lenguas, como la azteca, tienen una sola palabra para expresar “hielo”, “frío” y “nieve”, y es sabido que entre los esquimales, “nieve” se expresa con muchos nombres distintos según sea “nieve que cae”, “la nieve en el suelo”, “la nieve endurecida”, “la nieve derretida” o “la nieve empujada por el viento”, etc. Las palabras sirven para nombrar lo que conocemos y por esa razón en un idioma existen tantas formas de nombrar algo y en otro la palabra no existe. En Finlandia, la pintoresca época del cambio de color de las hojas en otoño (contrastando con tanto blanco el resto del año), se denomina ruska, que en pocos idiomas tiene traducción.

Además de estas curiosidades lingüísticas, ya mencionamos en otro artículo cosas difíciles de traducir (la poesía y los chistes, por ejemplo). Quisiera referirme ahora a palabras específicas de nuestros proyectos cotidianos que no se deben traducir.

¿Qué cosas nos cruzamos a diario en las traducciones que no se deben traducir?

  • nombres de personas: aunque sepamos que “Mary” es “María”, “Peter” equivale a “Pedro”, etc., hay que dejar el nombre que aparece en el texto (o podríamos terminar teniendo un presidente estadounidense llamado Jorge Arbusto…); 
  • nombres de entidades reconocidas mundialmente por su nombre original (“USA Today”, “al-Qaeda”, “New York Giants”, etc.);
  • marcas registradas y nombres comerciales, aunque las palabras q las componen pudieran traducirse (“Dunkin Donuts”, “Goodyear”): algunas tienen su versión en otro idioma (“Coke” > “Coca Cola”, “Disneyland” > “Disneylandia”);
  • anglicismos y otros extranjerismos estandarizados: (“jeans”, “blog”, “bluetooth”, “amateur”, “mousse”);
  • nombres de empresas privadas, aunque sean palabras “traducibles” (“United Airlines”): en algunos casos, si no se deduce fácilmente, habrá que consultar al cliente cómo quiere que aparezca (“International Sales Company” podría ser “la empresa de ventas International”, o “empresa International Sales”, o las tres palabras conformar el nombre);
  • un espectáculo que tiene un nombre comercial internacional: “Bodies, the exhibition”, “Cirque du Soleil”;
  • bibliografía.

Estos “intraducibles” podrán formar parte de la lista de exclusión, por ejemplo, del QA Checker de Tag Editor (herramienta para revisar texto y excluir de la revisión palabras o frases que “deben quedar como están”).

No hay etiquetas para esta entrada.

Tags: