De usuarios, consumidores y traductores gratuitos

De usuarios, consumidores y traductores gratuitos

11 noviembre 2009 10 Comments »

He estado leyendo las opiniones de otros bloggers colegas sobre el tema de la traducción tipo “crowdsourcing” que encargó Twitter de su sitio, como Facebook lo había hecho antes del suyo.

Elegí dos artículos para mencionar: el de Pablo Muñoz Sánchez, Algo más que traducir, y el de Elizabeth, El taller del traductor, que me parecieron muy buenos, y no sólo porque opinan más o menos lo mismo que yo. El primero además comenta los artículos publicados por otros dos sitios. En el primero, un especialista en Administración y Dirección de Empresas insta a no colaborar con trabajo gratuito para empresas que pueden pagar a sus abogados, consultores y podrían (deberían) pagar traductores profesionales. En el otro, un Licenciado en Derecho y profesor de Marketing -entre otras cosas- intenta defender la idea de que los usuarios colaboren (sin título que avale la tarea) comparando esto con la posibilidad de participar, por ejemplo, en la elección de un nuevo producto o logo para otras marcas.

Yo estoy convencida de que cualquiera no puede traducir: somos muchos los que nos dedicamos a esto profesionalmente, le hemos puesto años de esfuerzo y estudio, y trabajamos día a día incorporando conocimientos y experiencia. Sabemos lo que hacemos y somos responsables por ello, igual que cualquier otro profesional de cualquier otro rubro. Y también, como ellos, merecemos un pago por nuestros servicios. Los textos de las Condiciones generales y la Política de privacidad de Twitter son dos buenos (¿buenos?) ejemplos de los resultados de que nos saque el trabajo cualquier usuario, sin idea de cómo traducir correctamente ni de los errores serios que podría cometer.

Un usuario puede elegir un nuevo logo para la marca del café o las galletas que consume, o inventar un nuevo producto que desearía consumir, porque consume, precisamente, y cualquiera consume. No hay requisitos previos. Aunque todos hablemos, un idioma o más, y aunque tengamos la libertad de escribir un blog, no todos los usuarios saben de lingüística, reglas gramaticales, redacción, ortografía…

Y el resto de los usuarios, los lectores (consumidores), ¿no tenemos derecho a leer algo bien traducido?

No hay etiquetas para esta entrada.

Tags:

10 Responses to “De usuarios, consumidores y traductores gratuitos”

  • Commented on 11 noviembre 2009 at 22:15

    Hola, Laura:

    Todo esto se debe también al desconocimiento que se tiene de nuestra profesión. No todo el mundo sabe las consecuencias que puede traer una mala traducción, por eso los traductores tenemos que hacer campaña.

    Me resulta curioso el ejemplo que pones del logotipo, porque hay Webs en las que se hacen concursos de diseño de logotipos, imágenes corporativas, etc. y muchas veces los logotipos elegidos como ganadores son motivo de burla por parte de los diseñadores profesionales.

    Lo que quiero decir es que también forma parte de nuestro trabajo informar al mundo de lo importante que es contar con un buen proceso de traducción. Para que modelos como el propuesto por Twitter o Facebook funcionen, han de contar forzosamente con traductores profesionales para la etapa de revisión. Me consta que la responsable de la traducción al español de Twitter es traductora, pero está claro que el sistema que han empleado no es el adecuado. A ver si toman ejemplo otras empresas que puedan permitirse el lujo de tener a sus usuarios sacándoles trabajo adelante.

    Al menos los de Twitter ya han ido cambiando algunas cosillas desde que se publicó la versión en español. Aunque los que hemos propuesto cambios estos días no tenemos el logotipo de traductor en nuestra cuenta.

  • Commented on 11 noviembre 2009 at 15:15

    Hola, Laura:

    Todo esto se debe también al desconocimiento que se tiene de nuestra profesión. No todo el mundo sabe las consecuencias que puede traer una mala traducción, por eso los traductores tenemos que hacer campaña.

    Me resulta curioso el ejemplo que pones del logotipo, porque hay Webs en las que se hacen concursos de diseño de logotipos, imágenes corporativas, etc. y muchas veces los logotipos elegidos como ganadores son motivo de burla por parte de los diseñadores profesionales.

    Lo que quiero decir es que también forma parte de nuestro trabajo informar al mundo de lo importante que es contar con un buen proceso de traducción. Para que modelos como el propuesto por Twitter o Facebook funcionen, han de contar forzosamente con traductores profesionales para la etapa de revisión. Me consta que la responsable de la traducción al español de Twitter es traductora, pero está claro que el sistema que han empleado no es el adecuado. A ver si toman ejemplo otras empresas que puedan permitirse el lujo de tener a sus usuarios sacándoles trabajo adelante.

    Al menos los de Twitter ya han ido cambiando algunas cosillas desde que se publicó la versión en español. Aunque los que hemos propuesto cambios estos días no tenemos el logotipo de traductor en nuestra cuenta.

  • Laura C
    Commented on 11 noviembre 2009 at 22:26

    Hola, colega!
    Gracias por tu comentario, ¡tan rápido! Totalmente de acuerdo: hay que hacer campaña. Hay que informar y hacer entender lo que hacemos. Lamentablemente, como decís, eso es parte de nuestro trabajo también. Algún día podremos dedicarnos sólo a traducir, seremos bien pagados por ello y no deberemos dar explicaciones de nada… Bueno, ¡soñar no cuesta nada!

    ¡Saludos!

  • Laura C
    Commented on 11 noviembre 2009 at 15:26

    Hola, colega!
    Gracias por tu comentario, ¡tan rápido! Totalmente de acuerdo: hay que hacer campaña. Hay que informar y hacer entender lo que hacemos. Lamentablemente, como decís, eso es parte de nuestro trabajo también. Algún día podremos dedicarnos sólo a traducir, seremos bien pagados por ello y no deberemos dar explicaciones de nada… Bueno, ¡soñar no cuesta nada!

    ¡Saludos!

  • Commented on 12 noviembre 2009 at 17:12

    Hola Laura, soy el “licenciado en derecho y profesor de marketing” que mencionas en tu post. En mi post lo que defiendo es la libertad de realizar cosas sin que tengan que decirnos lo que si podemos y lo que no podemos hacer. Yo soy consultor y en mi dia a dia me encuentro a mucha gente que se dedica a lo mismo y puedo pensar que no estan cualificados, pero creo que la calidad en el desarollo de mis servicios debe ser lo que consiga diferenciarme. Seguramente la traducción realizada por profesionales puede ser mejor y de mayor cualidad, pero al igual que aplico en mi trabajo, creo que en primer lugar debemos demostrar que merecemos ese valor diferencial y en segundo lugar dejar que la gente actue libremente.

    Diferente es, antes que alguien saque el ejemplo, aquellos espacios en los que por motivos de seguridad (pilotos aereos o medicos, por ejemplo) se precise un titulo que habilite para el ejercicio; en el resto de casos… creo que hay que demostrar que se aporta el valor suficiente.

    Debo decir que hace días ya que dejé de traducir Twitter, y no porque no crea que lo podemos hacer, sino porque lo que no me gusta es que profesionales como vosotros queden excluidos; han creado un sistema de traducción por invitación y no abierto, de forma que si ellos no te invitan tu no puedes participar, lo que si creo es un error importante.

    Un saludo

  • Commented on 12 noviembre 2009 at 10:12

    Hola Laura, soy el “licenciado en derecho y profesor de marketing” que mencionas en tu post. En mi post lo que defiendo es la libertad de realizar cosas sin que tengan que decirnos lo que si podemos y lo que no podemos hacer. Yo soy consultor y en mi dia a dia me encuentro a mucha gente que se dedica a lo mismo y puedo pensar que no estan cualificados, pero creo que la calidad en el desarollo de mis servicios debe ser lo que consiga diferenciarme. Seguramente la traducción realizada por profesionales puede ser mejor y de mayor cualidad, pero al igual que aplico en mi trabajo, creo que en primer lugar debemos demostrar que merecemos ese valor diferencial y en segundo lugar dejar que la gente actue libremente.

    Diferente es, antes que alguien saque el ejemplo, aquellos espacios en los que por motivos de seguridad (pilotos aereos o medicos, por ejemplo) se precise un titulo que habilite para el ejercicio; en el resto de casos… creo que hay que demostrar que se aporta el valor suficiente.

    Debo decir que hace días ya que dejé de traducir Twitter, y no porque no crea que lo podemos hacer, sino porque lo que no me gusta es que profesionales como vosotros queden excluidos; han creado un sistema de traducción por invitación y no abierto, de forma que si ellos no te invitan tu no puedes participar, lo que si creo es un error importante.

    Un saludo

  • Laura C
    Commented on 12 noviembre 2009 at 22:40

    Gracias por tu comentario, Marc. Entiendo mejor tu posición ahora.

    Permitime preguntarte, sobre tu ejemplo de “espacios en los que la seguridad hace necesario un título habilitante”: ¿Para la traducción de un documento legal de cualquier índole no hace falta el título habilitante? En un contrato comercial, por ejemplo, ¿no te puede meter en un lío mayúsculo un error de, digamos, un cero de menos o de más, la confusión de una coma o punto decimal (por poner ejemplos muy burdos)? Y en la traducción de una prescripción médica, el prospecto de un medicamento o las instrucciones de operación de un equipo: ¿no sería fatal para la seguridad del paciente equivocar las cantidades o frecuencia de las dosis, el tiempo de aplicación de un tratamiento, etc.? ¿Qué garantiza que el paciente (el consumidor) reciba lo que corresponde si esas traducciones las hace alguien sin los conocimientos, la experiencia ni la responsabilidad y ética profesional que tenemos los traductores profesionales?

    A mí tampoco me gusta que me digan lo que puedo hacer o no, pero sé que hay cosas que no debo hacer. Nunca se me ocurriría ponerme a redactar un contrato o llevar mi propia contabilidad, o diseñar y construir mi casa… Y contrataría a alguien idóneo, con experiencia, recomedado… y con título.

    Mi problema, y me atrevo a decir que el de muchos colegas traductores, no es “quedar excluidos” de un proyecto como Twitter. Lo que queremos, para cualquier proyecto que necesite traducción, es que se entienda que un profesional está capacitado para hacer un buen trabajo y se responsabiliza de eso.

  • Laura C
    Commented on 12 noviembre 2009 at 15:40

    Gracias por tu comentario, Marc. Entiendo mejor tu posición ahora.

    Permitime preguntarte, sobre tu ejemplo de “espacios en los que la seguridad hace necesario un título habilitante”: ¿Para la traducción de un documento legal de cualquier índole no hace falta el título habilitante? En un contrato comercial, por ejemplo, ¿no te puede meter en un lío mayúsculo un error de, digamos, un cero de menos o de más, la confusión de una coma o punto decimal (por poner ejemplos muy burdos)? Y en la traducción de una prescripción médica, el prospecto de un medicamento o las instrucciones de operación de un equipo: ¿no sería fatal para la seguridad del paciente equivocar las cantidades o frecuencia de las dosis, el tiempo de aplicación de un tratamiento, etc.? ¿Qué garantiza que el paciente (el consumidor) reciba lo que corresponde si esas traducciones las hace alguien sin los conocimientos, la experiencia ni la responsabilidad y ética profesional que tenemos los traductores profesionales?

    A mí tampoco me gusta que me digan lo que puedo hacer o no, pero sé que hay cosas que no debo hacer. Nunca se me ocurriría ponerme a redactar un contrato o llevar mi propia contabilidad, o diseñar y construir mi casa… Y contrataría a alguien idóneo, con experiencia, recomedado… y con título.

    Mi problema, y me atrevo a decir que el de muchos colegas traductores, no es “quedar excluidos” de un proyecto como Twitter. Lo que queremos, para cualquier proyecto que necesite traducción, es que se entienda que un profesional está capacitado para hacer un buen trabajo y se responsabiliza de eso.

  • BLANCA FLORES
    Commented on 16 noviembre 2009 at 23:42

    En lo personal puedo decir que somos subestimados en nuestro campo ya que creen que TRADUCIR es sólo el acto de cambiar un idioma por otro cuando no es así: yo he trabajado por años en el campo industrial (ingeniería) y con todo respeto para Marc Cortez, se necesita saber exactamente de lo que hablamos. En mi campo específicamente, si yo traduzco mal la instalación de la bolsa de aire de un auto lo más seguro es que ocurran muertes, y así como ese ejemplo puedo hacerle una lista interminable de cosas en las cuales debo estar certificada y que tiene MUCHOS MOTIVOS DE SEGURIDAD.

    Yo soy traductora de japonés-inglés-español, y aunque he estado en foros muy importantes o negociaciones entre gobiernos y en muchos casos se han hecho grandes inversiones gracias a una traducción hecha por mí, estoy consciente de que no dejo de ser un holograma, ya que mi trabajo es eso, traducir y ser un enlace entre dos mundos, pero no puedo opinar y al terminar desaparezco del panorama. Eso no quiere decir que permitiré que alguien que fue a Japón de vacaciones y regresa masticando unas cuantas palabras me quite el trabajo y se diga ser traductor.

    Ya para terminar, considero que si elegimos la carrera de traductor estudiamos para ello y nos actualizamos para estar al día, y debemos ser respetados como cualquier otro profesional… Zapatero a tus zapatos.

  • BLANCA FLORES
    Commented on 16 noviembre 2009 at 16:42

    En lo personal puedo decir que somos subestimados en nuestro campo ya que creen que TRADUCIR es sólo el acto de cambiar un idioma por otro cuando no es así: yo he trabajado por años en el campo industrial (ingeniería) y con todo respeto para Marc Cortez, se necesita saber exactamente de lo que hablamos. En mi campo específicamente, si yo traduzco mal la instalación de la bolsa de aire de un auto lo más seguro es que ocurran muertes, y así como ese ejemplo puedo hacerle una lista interminable de cosas en las cuales debo estar certificada y que tiene MUCHOS MOTIVOS DE SEGURIDAD.

    Yo soy traductora de japonés-inglés-español, y aunque he estado en foros muy importantes o negociaciones entre gobiernos y en muchos casos se han hecho grandes inversiones gracias a una traducción hecha por mí, estoy consciente de que no dejo de ser un holograma, ya que mi trabajo es eso, traducir y ser un enlace entre dos mundos, pero no puedo opinar y al terminar desaparezco del panorama. Eso no quiere decir que permitiré que alguien que fue a Japón de vacaciones y regresa masticando unas cuantas palabras me quite el trabajo y se diga ser traductor.

    Ya para terminar, considero que si elegimos la carrera de traductor estudiamos para ello y nos actualizamos para estar al día, y debemos ser respetados como cualquier otro profesional… Zapatero a tus zapatos.

Leave a Reply