Traducción de español en los Estados Unidos

Traducción de español en los Estados Unidos

17 enero 2011 No Comments »

Es justo decir que la traducción de español en los EE. UU. está dividida de igual manera entre el mercado nacional y el internacional. Cada uno de estos mercados tiene sus propias idiosincrasias que representan sólo un aspecto del problema del lenguaje en los Estados Unidos.
Las traducciones hechas en los EE. UU. enfrentan una situación distinta a la que experimentan los mercados en otros países de habla hispana. Por una parte, es el mercado nacional en donde la audiencia de objetivo es altamente heterogénea, está sumergida en medios bilingües y a veces tiene un bajo nivel de escolaridad. Esta es una población que inocentemente utiliza el “spanglish”. Por otra parte, es en el mercado internacional en el que las traducciones se pueden dirigir a cualquiera de los 22 países del mundo hispano o a todos los países por igual.
El mercado estadounidense hace el proceso de traducción más difícil para el traductor y para la compañía de traducción.  Por lo general, las traducciones al español necesitan tener pautas muy específicas o la traducción puede plagarse de diferencias. Los traductores con distintos antecedentes tienden a utilizar términos y formas de expresión diferentes; razón por la que es tan importante tener en mente que los hispanohablantes a menudo reaccionan fuertemente ante el uso de palabras que no son comunes en sus países. Claro que todo esto tiene una solución: si los traductores trabajan con un glosario y una guía de estilo, los clientes recibirán al final una traducción satisfactoria.
Sin embargo, el idioma español es básicamente el mismo en todos los países. Las diferencias más notables entre las distintas formas de expresión son a nivel de la conversación. Mientras más bajo sea el nivel de escolaridad del hablante, más pronunciada será la diferencia de expresión. Pero sin importar qué dialecto se use, si se escribe en un buen español básico, cualquier hispanohablante lo comprenderá.
Habiendo aclarado esto, es importante reconocer la idiosincrasia del mercado. Por ejemplo, cuando se traduce para una audiencia estadounidense, los numerales deberán ser los mismos que en inglés. Es decir, un dólar con cincuenta centavos se escribe uno punto cincuenta y no uno coma cincuenta. La razón para esto es obvia: los hispanohablantes estadounidenses viven en un mundo que expresa los decimales con puntos y no con comas, como en sus países de origen. Cambiarlo sería extremadamente confuso y podría provocar demandas. Además, algunos países latinoamericanos están adoptando cada vez más el separador decimal. Por ejemplo: República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Puerto Rico.

“Spanglish”

El aspecto más problemático para el mercado estadounidense es el “spanglish”. En resumen, es el uso de palabras en inglés que en muchos casos se combinan con la sintaxis en inglés. Ya existen solicitudes en el mercado para traducir “spanglish”; obviamente con fines de marketing, para lograr alcanzar al comprador potencial y vender un producto. Promocionar el “spanglish” puede tener consecuencias impredecibles para la evolución, o mejor dicho para la involución del español o de la herencia hispana en los Estados Unidos.

No hay etiquetas para esta entrada.

Tags:

Leave a Reply