Manejo de la terminología: la solución a largo paso para obtener traducciones consistentes y de calidad

Manejo de la terminología: la solución a largo paso para obtener traducciones consistentes y de calidad

14 junio 2013 No Comments »

Terminology managementComo ya sabrán, la traducción, cuyo objetivo es transferir el significado de un idioma a otro, nunca será una ciencia exacta. El contexto cultural y lingüístico puede proporcionar múltiples traducciones de una palabra; por ejemplo, car en inglés se puede traducir al español como coche o carro dependiendo del país donde será utilizado. Surgen más complicaciones cuando no existe una traducción directa, como para la palabra insight que en español, dependiendo del contexto, podría ser conocimientos, perspicacia, ideas aprendidas o quizás conclusiones.

Las traducciones más exitosas para un documento altamente técnico o muy específico a una compañía o industria se basan en el manejo de la terminología. En otras palabras, la traducción más confiable utiliza una base terminológica con glosarios específicos y una jerga operativa del idioma de origen.
El primer paso para establecer una base terminológica es enviar al traductor o proveedor de traducción, los glosarios, la información del producto y otros materiales de referencia. Para mantener una consistencia a lo largo de la traducción, el traductor necesita poder identificar los términos y las frases clave usadas por su compañía en todos los materiales. Los glosarios y otros materiales de referencia permiten al traductor comprender los conceptos e ideas que corresponden a esos términos y frases clave. Por ejemplo, las abreviaciones necesitan tener las definiciones adecuadas para que el traductor pueda aplicarlas de forma correcta en el texto traducido.

Aunque el siguiente paso es que el traductor cree una memoria de traducción, lo cual se hace mediante el uso de una herramienta de traducción (CAT tool). Estas herramientas no son lo mismo que un diccionario en línea; una herramienta de traducción permite al traductor dividir el texto de origen en segmentos para que la traducción sea alineada de esta forma. Los segmentos traducidos se van guardando con los segmentos del texto de origen; a cada pareja de estos segmentos se les llama unidad de traducción. Por lo tanto, la función principal de una unidad de traducción es guardar todas las unidades de traducción en una base de datos llamada memoria de traducción. Y es así como las herramientas de traducción permiten al traductor controlar varios aspectos del producto final, mediante la realización de controles de calidad, indexación, importación y exportación de archivos, y las funciones de alineación.

Implementar el manejo de terminología le permite controlar de forma apropiada sus traducciones y eliminar las inconsistencias.
Conozca más acerca del proceso del manejo de terminología en Trusted Translations al solicitar una cotización gratuita.

 

(Traducido del original de Caitlin B.)

 

No hay etiquetas para esta entrada.

Tags:

Leave a Reply