Ideal nol versus esperanto

Ideal nol versus esperanto

24 abril 2009 No Comments »

Después de recibir varios comentarios valiosos de los lectores, he examinado un poco más el tema del ideal nol y el esperanto, en un esfuerzo por diferenciar sus propósitos, su uso actual y proyectado, y los desafíos que enfrentan ambos idiomas.
El esperanto se creó con las más honorables intenciones: promover la comprensión internacional a fin de propiciar la paz mundial. El objetivo romántico e idealista de su creador, el Dr. Ludovic Lazarus Zamenhof, era que se convirtiera en el segundo idioma del mundo. El ideal nol también fue creado para una suerte de entendimiento internacional, por supuesto, pero más que nada para el uso de estudiantes universitarios que deseaban enviarse mensajes de texto entre sí que para el mundo entero. Otra diferencia significativa es que mientras el ideal nol se puede hablar, su ámbito de ejecución es principalmente en el dominio de lo digital: los SMS (mensajes de texto) y el MSN (mensajería instantánea).

Es bastante difícil encontrar cifras actuales (y exactas) de la cantidad de hablantes de esperanto, pero las estatísticas de mayor circulación ubican a este número en alrededor de uno o dos millones. Hay canciones en esperanto, películas completamente producidas en este idioma y numerosos libros y revistas también. El ideal nol es bastante joven, así que no hay cifras disponibles sobre él todavía pero, a falta de seguidores, sus creadores tienen optimismo (hablan de un posible premio nobel). La idea de un hablante nativo de ideal nol suena descabellada, pero… quién sabe.

Los enemigos más grandes del esperanto han sido Hitler, Stalin y el idioma inglés. Mientras que los dos primeros hicieron esfuerzos activos por suprimir “la lengua de los espías”, el último ha trepado a una posición como la segunda lengua no oficial del mundo. El ideal nol también tiene detractores, como puede comprobarse por los comentarios del post anterior de este blog… y puede que resulte ser nada más que una nube de verano.

No hay etiquetas para esta entrada.

Tags:

Leave a Reply